Con estampas así no es de extrañar que
la monarquía esté perdiendo adeptos


«