Con ese nombre no me extraña que al cabo de dos horas de
inaugurarlo tuvieran que echar la persiana por falta de stock


«