El colmo de Patxi Caballero
(o cómo explicarle un chiste de vascos a un vasco)

«